La marca, no solo en el vino.

Cómo de importante es una marca, el nombre que tiene un producto, como identificamos un producto, una empresa…nuestro propio nombre y apellidos son una marca. Alguien dijo una vez que un cartel  es un grito en una pared. De la misma manera, una etiqueta es una llamada de atención al indeciso comprador. No solo de vino, en  cualquier producto envasado. En ese envase vemos una serie de información en la etiqueta, información descriptiva: zona de producción, variedades, envasado, caducidad… y otra información más sutil que nos da una percepción de marca: tipología de letra, colores, imágenes, envase…posiciona la marca en la mente del consumidor. Lógicamente hay muchas más variables para posicionar un producto en nuestra mente  pero centrémonos en el nombre.

Hoy vamos a ver diferentes ejemplos de marcas llamativas, rompedoras y en algunos casos mejorables. Sobre todo cuando el producto es importado se dan situaciones chocantes o cómicas:

Prosecco Follador

Prosecco es un espumoso típico de la zona del Veneto y debe su nombre al apellido de sus dueños, los Follador. Los Follador llevan elaborando en su país desde el siglo XVIII pero fue a partir de los 70 cuando se convirtieron en una de las marcas más potentes de su variedad. A España llegan algunas botella, pero pocas, en el caso de quererse abrir camino habría que cambiar el nombre. O quizás no, nadie olvidará un nombre tan potente.

La lista puede ser interminable, últimamente en un mundo tan atomizado como el de los vinos los vinos hay que jugar la baza del marketing, sin olvidar la calidad del vino en sí pero no descuidar sino redoblar  esfuerzos en etiquetas, botellas, cajas, etc.

Encontramos nombres de vinos como:

“Malafolla” : nombre que hace referencia a la tan conocida expresión granaina que hace referencia al carácter. Este tinto tiene carácter y personalidad propia.

“Envidia cochina”, “Cojón de gato”, “Gran cerdo”, “La Bruja avería”… son nombres  que desde luego no nos dejaran indiferentes.

 

 

Pero no solo en el vino se producen este tipo de situaciones:

Aquí está una  bebida vegetal sustitutiva de la leche. Buena para el colesterol, tránsito intestinal, contiene poca grasa y….está hecha con alpiste!! Y encima le ponemos unas manchas como de piel de vaca pero de color amarillo canario.

Resulta feo llamar vomito a cualquier producto de alimentación, pero claro si el está hecho para el mercado japonés la cosa cambia. No sé a qué les sonará Pota al público nipón  pero solo me surge una duda, estarán bien trituradas o tendrán “tropezones”?

 

 

Ejemplo universal de naming agresivo y malsonante, pero la marca asturiana  no solo fabrica estos licores, también tiene: “sin vergüenza”, “que te den por…” y un delicado “licor de mierda”. Vamos, todo muy fino.

 

Esta lista es interminable, si tienes algún ejemplo, adelante compártelo con nosotros!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *