¿Debo consumir vino?

En el término medio está la virtud dice la sabiduría popular, y el vino no es una excepción. El vino consumido en su justa medida tiene un poder beneficioso. Motivos hay varios:

El resveratol: es el polifenol más importante en la lucha contra el cáncer. La concentración en el vino tinto es en promedio 2.5 gr/litro y en vino blanco 0.16-0.30 gr/litro.

La quercetina: es uno de los flavonoides más potentes para inhibir el cáncer. Estudios realizados mostraron que la combinación de quercetina y resveratol inhiben la producción de células adiposas.

Además de estos dos compuestos hay otros,  fenólicos y flavonoides que tienen efectos: antiinflamatorios, antioxidantes y antimutagénicos. Pero aún así, el vino siempre debe tomarse con moderación. El alcohol es uno de los principales riesgos para nuestra salud. Para metabolizar el alcohol entra en acción la enzima aldehído deshidrogenasa. Entre la población mundial, los orientales y muchas mujeres no poseen esta enzima o la tienen de forma deficitaria, entre ellos el riesgo de cáncer de esófago atribuible al alcohol es mucho mayor.

 

El consumo de una copa de vino al día protege nuestras neuronas y a nuestro corazón. El consumo de vino tinto en las comidas solo es útil para prevenir el cáncer si se acompaña de una dieta rica en verduras. Éstas neutralizan los radicales libres originados por el alcohol y los polifenoles del vino pueden ejercer su efecto protector. Por tanto, dieta equilibrada rica en verduras, ejercicio físico y consumo de vino con moderación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *